¿Qué garantías le son exigibles al arrendatario para la firma de un contrato de alquiler?

Tabla de contenidos

firma de un contrato de alquiler

Cuando se formaliza un contrato de alquiler el arrendador (propietario) precisa de una garantía a su favor, a fin de poder garantizar el cumplimiento de las obligaciones del arrendatario (inquilino). 

 

La Ley de Arrendamientos Urbanos establece lo que se conoce como fianza legal, es decir la que debe prestarse de forma obligatoria. Será obligatoria la prestación de 1 mensualidad para el alquiler de viviendas y de 2 mensualidades para el alquiler para uso distinto de vivienda (por ejemplo, locales) (artículo 36). 

 

Durante los tres primeros años de duración del contrato la fianza no se actualiza. En el supuesto en que el contrato se prorrogue, el arrendador puede solicitar que se incremente o el arrendatario que se disminuya dicha fianza, hasta que sea igual a 1 o 2 mensualidades (si es vivienda o uso distinto de vivienda, respectivamente) de la renta vigente. A falta de pacto específico sobre la actualización de la fianza, lo acordado sobre la actualización de la renta se presumirá también querido para la actualización de la fianza. 

 

El importe de la fianza deberá ser restituido al arrendatario al finalizar el contrato, en el plazo de 1 mes desde la entrega de las llaves Sin en este plazo no se ha ha hecho efectiva la devolución de la fianza está comenzará a devengar interés legal.

 

La LAU otorga este plazo a efectos de que el arrendador pueda verificar que no existe ningún desperfecto en la vivienda, ni mensualidades o suministros impagados. En estos casos, el importe se descontará de la fianza prestada y se devolverá al arrendatario la cantidad sobrante. En el supuesto en que la fianza no llegue a cubrir las cantidades debidas, el arrendatario deberá satisfacer el importe pendiente. 

 

A efectos de garantizar la seguridad del importe de la fianza, la mayoría de Comunidades Autónomas ha establecido la obligación de depositar la fianza de los contratos de alquiler. Es obligación del arrendador realizar dicho depósito en el organismo público competente. Finalizado el contrato de alquiler y efectuadas las verificaciones pertinentes, es el propio arrendador quién debe solicitar al organismo en cuestión la devolución de la fianza.

 

La Ley de arrendamientos urbanos también prevé, que puedan constituirse garantías adicionales, a parte de la fianza legal, cuando esta se considera insuficiente para cubrir los eventuales impagos, desperfectos o averías. Las más habituales suelen ser: un aval bancario o la contratación de un seguro por impago de alquiler. Dependerá de la Comunidad Autónoma en la que se haya firmado el contrato la obligación de depositar también el importe de esta garantía adicional. 



Compartir:

Más artículos

Categorías

¿Alguna pregunta?

¡Queremos
saber de ti!

Únete a un equipo dinámico e innovador.